27 de junio de 2017

Un hermoso dia para pasear









Lo primero que dijo Don Avelino cuando salió a la calle esa mañana fue:

-Mira, cariño, que día más hermoso para pasear, hacía mucho tiempo que el sol no nos saludaba con tanto brillo. Casi puedo tocar el fuego que desprenden sus rayos, su calor me penetra tan hondamente que me siento como una llama de ese mundo de fuego, y su esplendor me inunda del placer de vivir.

-Amor, tú también lo sientes, ¿verdad? Es tan excitante.

-Fíjate, querida, por allí viene Jacinta, esta mujer me pone de los nervios. Es increíble que todos los días haga lo mismo, saca al perro a pasear y no para de hablarle. Pobre mujer, seguro que cree que el animal la entiende. En fin, ella es feliz.

- ¡Que casualidad, mí vida! Hoy nos vamos a encontrar con todos nuestros conocidos. No mires, pero sentado en el banco de la plazoleta está Hipólito con su gorrión. Y como siempre, manteniendo una conversación con él, y seguro que esperara que el pobre pajarillo le responda. Bueno, si él se divierte, pues me alegro aunque no lo entiendo.

- ¿Sabes, preciosa? Me he dado cuenta de la suerte que tengo. Desdé que llegaste a mi vida no he experimentado jamás el vacío de la soledad. Tu belleza inunda de tibieza mi agitado corazón. Tú serena hermosura me endulza el alma que grita y se estremece con este tempestuoso delirio. Mi sangre arde abrasada por tu aroma. Y si algún día te marchitaras cerraría mis ojos para morir amando.

-Pero, mi adorada Rosa, por hoy ya hemos paseado bastante y ya es hora de volver a casa-dijo Don Avelino- Acto seguido, acaricio la maceta que sostenía en sus brazos y emprendió el camino de vuelta a su hogar.  




                   Es tan difícil verse a uno mismo como mirar para atrás sin volverse.(Henry David Thoreau)









 BESOS





















 


  


Fuente imagen y vídeo:google,you tube

No hay comentarios:

Publicar un comentario