15 de junio de 2017

Ordinaria locura










Desde hace una semana subo en el mismo tren y mientras espero su llegada en el andén de la estación me dedico a observar el ambiente que circula por él. Hay días que lo inunda un sosiego huérfano de bullicio, vacío de trémulas risas y apagados sueños. Sin embargo, otros días se llena de delirio, de sabor de vida y de una fiebre contagiosa que obliga a la muchedumbre a buscar el roce de la carne contra la carne.

En este estado de contemplación, noto un pequeño escalofrió que sinuoso recorre mi cuerpo haciéndome vibrar, siento que es la antesala que precede a un gozo invisible que me acaricia. Y me abrazo con fuerza y sonrió por el vicio oculto que me inunda de dicha. La tensa espera para emprender el viaje está llegando a su fin, ya veo aparecer el tren y en pocos minutos subiré al vagón que me llevara a mi destino.

Ha sido una experiencia sublime, un maravilloso sortilegio que me ha causado un delicioso estrago en esta sencilla jornada. Y a medida que me alejo del espacio que ha quedado vacío, con el silencio mirándome a través de la ventana, me siento satisfecha por lo atrevida y juguetona que he sido al salir a la calle sin ropa interior y por haber sucumbido a una gloriosa y ordinaria locura.



¿ Las Bragas existen ?Las bragas,por más que se porten,por más que se ciñan y cubran las partes vergonzosas,no existen.(Alfonso Ussía /Tratado de las buenas maneras.)







Besos 



























Fuente vídeo e imagen: you tube,google

No hay comentarios:

Publicar un comentario