3 de junio de 2017

Esencia de mujer










Cada día que me levanto me preparo para una nueva aventura, porque la vida es eso una gran aventura que nos reinventa a cada instante. Pienso que sin estos momentos de emociones diarias mi existencia seria aburrida, monótona y rutinaria. Pero no penséis que para paliar las circunstancias de sopor me visto de exploradora y salgo de safari o me monto un circo y me convierto en trapecista, no, no hago nada de eso, yo solo me limito a alimentar mi yo interior como mejor y buenamente puedo.

Hay muchas formas de dar de comer al hambriento e inquieto espíritu que habita en mí. Con los años y la practica he sabido racionar cada porción para que este principio vital no sufriera una indigestión por su glotonería. A veces me apremia suplicando inquietudes de hondas emociones con su voraz lascivia, y siento miedo de que se pierda si no le alimento o se abrase con el hastío de una memoria yerma.

Su brío silencioso y furtivo viene como un suave rumor anunciándome el placer de su magia serena, para reclamar los fragmentos de vida que guardan lo mejor de mí. Y con cada latido que doy le nutro y siento como crece y palpita con mi esencia de mujer alzándose indestructible y recordándome que todavía sigue en pie.



Os pongo un poema que me gustó mucho cuando lo leí. Su autor es Gabriel Celaya y se titula “Terrible gloria de lo real” Espero y deseo que lo disfrutéis tanto como lo disfrute yo.

No busquéis algo escondido. El ser es solo presencia. Lo vemos. Lo tocamos. Lo escuchamos en cuanto tontamente llamamos apariencia.

Estamos inventando falsos paraísos y aún teniéndolo todo no vemos el regalo: El instante en lo eterno; lo real, el prodigio.

En un pelo cualquiera de tu pobre cabeza metafísica y tonta, todo el ser está entero. En tu nariz, tú dedo y en cuanto piensas.

Pues no es creíble, cierto, la impensable evidencia, la tontería alegre sin causa y sin efecto de ser, y solo ser, un momento existencia.

¡Oh momento perpetuo! No un momento en el tiempo. Pues ¿qué hay más absoluto que el hoy cuando nos colma?

En él está mi ser viendo pasar los cuentos: los aburridos cuentos y las historias locas que tanto nos alejan de lo único asombroso: El ser que se revela, total, en cualquier cosa.

¡Oh ser, sí, de verdad, el ser, el ser completo puesto que nada existe que no sea apariencia y en cualquier cosa existencia lo total se da entero!




 

BESOS






















Fuente vídeo e imagen:you tube,google





No hay comentarios:

Publicar un comentario