18 de junio de 2017

Lo que marca la diferencia









Sentados en unas sillas de un pasillo interminable, y rodeados de sombras tan densas que ni siquiera un rayo de luz podría atravesarlas, los dos hombres conversaban animadamente. No recordaban como habían llegado a este lugar lleno de penumbra fría e intangible, pero si se acordaban de su vida, de lo que eran o habían sido. Habían retenido en su memoria sus nombres, sus hazañas, sus derrotas y sus logros.

-El hombre número uno explicaba con entusiasmo que era un triunfador, que había logrado amasar una gran fortuna y gracias a ella pudo disfrutar de placeres que ningún mortal hubiera podido ni tan siquiera imaginar. Riendo por lo dichoso que se sentía siguió contando su historia:

- Mi familia siempre tuvo lo mejor, lo más exquisito y lujoso, no les privaba de ningún deseo que les apeteciera. Mí mundo era un hervidero de personas como yo. En este mundo todos nos conocíamos, todos nos adorábamos y el tiempo corría velozmente brillando por la intensidad del oro que nos rodeaba. En resumidas cuentas, mi existencia ha sido plena en todos los sentidos y no he soñado nada que no pudiera tener al alcance de mi mano.

-El hombre numero dos escuchaba con atención y pasados unos minutos se decidió a contar su historia:

-Yo también soy un triunfador, nunca he amasado una fortuna, ni tampoco he disfrutado de placeres que no he podido imaginar por ser desconocidos para mí. Mi familia ha tenido todo lo que mi humilde posición les ha podido dar. Mi mundo estaba repleto de amigos como yo. En este mundo todos nos conocíamos y nos queríamos, y el tiempo pasaba lentamente brillando por la intensidad de la modestia que nos rodeaba. En resumidas cuentas, mí existencia ha estado completa en todos los sentidos, y aunque he tenido ilusiones por cosas de las que carecía he sido dichoso porque no he anhelado las que ya tenía.

Cuando terminaron su dialogo apareció una mujer, vestida de silencio y oscuridad, portando la hoz que trocea la energía. Dirigiéndose a ellos con una voz de otro universo les dijo:

- Dejad aquí todos vuestros sueños, bienes, logros y hazañas. Daros la mano y entrad juntos en el cosmos de lo finito y tened presente que aquí nada marca la diferencia.


 La muerte llama, uno a uno, a todos los hombres y a las mujeres todas, sin olvidarse de uno solo -¡Dios, qué fatal memoria!-, y los que por ahora vamos librando, saltando de bache en bache como mariposas o gacelas, jamás llegamos a creer que fuera con nosotros, algún día, su cruel designio.(Camilo José Cela)




 

BESOS




























Fuente imagen y vídeo: Google,you tube




15 de junio de 2017

Ordinaria locura










Desde hace una semana subo en el mismo tren y mientras espero su llegada en el andén de la estación me dedico a observar el ambiente que circula por él. Hay días que lo inunda un sosiego huérfano de bullicio, vacío de trémulas risas y apagados sueños. Sin embargo, otros días se llena de delirio, de sabor de vida y de una fiebre contagiosa que obliga a la muchedumbre a buscar el roce de la carne contra la carne.

En este estado de contemplación, noto un pequeño escalofrió que sinuoso recorre mi cuerpo haciéndome vibrar, siento que es la antesala que precede a un gozo invisible que me acaricia. Y me abrazo con fuerza y sonrió por el vicio oculto que me inunda de dicha. La tensa espera para emprender el viaje está llegando a su fin, ya veo aparecer el tren y en pocos minutos subiré al vagón que me llevara a mi destino.

Ha sido una experiencia sublime, un maravilloso sortilegio que me ha causado un delicioso estrago en esta sencilla jornada. Y a medida que me alejo del espacio que ha quedado vacío, con el silencio mirándome a través de la ventana, me siento satisfecha por lo atrevida y juguetona que he sido al salir a la calle sin ropa interior y por haber sucumbido a una gloriosa y ordinaria locura.



¿ Las Bragas existen ?Las bragas,por más que se porten,por más que se ciñan y cubran las partes vergonzosas,no existen.(Alfonso Ussía /Tratado de las buenas maneras.)







Besos 



























Fuente vídeo e imagen: you tube,google

12 de junio de 2017

El diario de Anna: El precio de la sinceridad.










 Hoy he tenido un día muy intenso y bastante agradable con mi amiga Lula. Hacía mucho tiempo que no manteníamos una conversación transcendental, últimamente solo nos limitábamos a desbarrar sobre cuestiones insignificantes. El caso es que ella me ha hecho una pregunta que me ha obligado a tomarme mi tiempo antes de responder, no porque fuera complicada, sino porque no quería dar una respuesta sin ton ni son. Y la pregunta fue ¿tú crees que la sinceridad tiene un precio? Ni que decir tiene que yo me quede a cuadros, pero hice acopio de voluntad e intente contestar con la mayor sinceridad que me fue posible.

“Escucha Lula”- le dije –

“En mi humilde opinión pienso que la sinceridad está sobrevalorada, aunque también depende de las situaciones, las circunstancias, los casos y las personas. Hay quien suele utilizar la franqueza como dogma en su vida utilizando un filtro y otros, sin embargo, la usan sin medir las consecuencias. Cuando le pides a alguien que sea claro dando su opinión te expones a recibir mieles tanto como hieles, pero es tu decisión y te arriesgas. Aunque el problema es cuando no la has solicitado y te la obsequian con tarjeta de felicitación incluida”.   

“Son muchos los que reclaman hasta la saciedad que la sinceridad es vital para el crecimiento de madurez, convivencia y autenticidad del ser humano, y tienen razón. El ser verdadero y honesto te hace sentir mejor persona, incluso te guía en la dirección correcta por la que debes caminar. Pero ten presente que tú antes que nadie debes de ser la primera en aplicarte la realidad, la franqueza y la honradez. Y una vez que lo hayas hecho, mi querida lula, plantéate si tu compromiso de lealtad con tu vida y tus acciones podría desembocar en ponerle precio a tu sinceridad, ya que en ese caso no habrías vivido ni dejado vivir”.



 Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas. (Proverbio árabe)






BESOS

































Fuente imagen y vídeo: you tube,google