24 de abril de 2017

Noche de miedo









A través del cristal de la ventana observo como la noche se va apoderando de la ciudad cubriéndola con su negra túnica. Los sonidos se han apagado y el espeso silencio llega hasta mí provocándome un éxtasis delicioso. Me doy cuenta que ese cementerio nocturno en el que se ha convertido la urbe ya no me asusta como antes.

Desde que era pequeña siempre he temido a la oscuridad, imaginaba que en ese pozo ennegrecido vivían monstruos sacados de las peores pesadillas. A veces, ese miedo me daba la impresión que estaba unido por un delgado hilo a mi cordura, y que en cualquier momento se podía soltar dejándome caer en una espiral de locura.

Pero lo peor venia cuando tenía que dormir e inconscientemente entraba en el mundo de los sueños. En algunos flotaba en un oscuro crepúsculo donde los monstruos y seres de otro mundo intentaban atraparme, cuando me despertaba estaba bañada en sudor y mi corazón latía desenfrenado intentando huir de mi pecho.

El miedo en los sueños es libre ya que puede aparecer cuando menos te lo esperas, está escondido en la sombra esclavizado por la fantasía. En esas horas somos testigos silenciosos de su insaciable apetito que crece sin medida intentando engullirnos. Nuestra suerte es que no es eterno y a medida que nos hacemos mayores se va debilitando hasta desaparecer llevándose con él todas las inquietudes que lo hacen real.(Basado en hechos reales)



Siempre he soñado poco. Lo cual sólo quiere decir, según tengo entendido, que no recuerdo mis sueños, porque no paramos de soñar mientras dormimos, o al menos eso dicen. Es como si dentro de mi cabeza parpadeara durante toda la noche un televisor sin que nadie lo mirara. Sintonizado con el Canal de los Sueños. Me gustaría grabar en Vídeo sus programas. Quizá así tendría una pista de lo que me Ocurre. No me refiero a lo que le ocurre a mi rodilla, sino a mi cabeza. A mi mente. A mi alma.(David Lodge)





















Fuente vídeo e imagen:you tube,google.

17 de abril de 2017

Aromas para el recuerdo







 Hay aromas que me impregnan tan hondo que por muchos años que pasen seguirán acompañándome en mi viaje por esta vida. Son fragancias que han conseguido, y consiguen, tener su propia identidad y en determinados momentos han regresado a mí para llevarme de vuelta al lugar donde nacieron. Gracias a ellos he revivido épocas que llenaron mi corazón de dicha y continuaran colmándolo durante mucho tiempo.

Son esencias que nunca podré olvidar ni sustituir porque me han elevado por encima de las realidades cotidianas, trayéndome recuerdos que se cuelan por las rendijas de mi memoria. Recuerdos que me provocan un cosquilleo especial profetizando el deseo que penetra en mi ser. Un deseo que se transforma en una bestia insaciable que con su aliento quema mi espíritu.

Perfumes que llegan con suaves ráfagas cargadas de glorioso ardor envuelto en una nube de dulzura, cautivando de nuevo mi alma. Los he ido seleccionando aferrándome a las pasiones engendradas en el útero del amor, para que vuelvan a nacer desde su origen con la misma intensidad que en su día tuvieron. Y regresaran suavemente para evocar los mejores recuerdos en el ámbar del tiempo. (Basado en hechos reales)

 La felicidad que se vive deriva del amor que se da.
(Isabel Allende)




 

Besos
















 Fuente imagen y vídeo:you tube,google.



9 de abril de 2017

Retroceder nunca, rendirse jamás.








Durante toda mi vida he dado mi propio sentido a los acontecimientos y a las cosas que me afectan. He enfocado mis emociones y percibido el mundo que me rodea a mi forma. Ha sido un continuo desafío obtener la formula correcta que me permitiera neutralizar y minimizar las circunstancias adversas que pudieran enturbiar mi exaltación vital. Al final, después de mucho tesón y esfuerzo, he conseguido elaborar mi mecanismo de defensa emocional.  

La odisea de la vida está llena de drama, humor, romanticismo, acción, igual que en las obras de teatro o en las películas que tanto nos hacen disfrutar. Aunque en el mundo real todas esas situaciones no siempre son de nuestra elección, sino que nos vienen sin pedirlas. Nunca me ha gustado que pensaran de mí que llevo una maleta llena de dramas, pero los he tenido como cualquiera que haya sufrido algún revés del que sale muy tocado.

Con el tiempo mi escudo de protección emocional me ha protegido para no caer en el papel de víctima ante las calamidades. Los años han ido escribiendo el guion de mi vida y espero que elijan el final más apropiado. Mientras tanto seguiré dejándome atrapar por los torbellinos que vienen cargados de dicha y sorteando a los que intentan succionarla. Voy a extasiarme con el espectáculo que el universo me proporciona en toda su magnitud, sin retroceder ni rendirme jamás.(Basado en hechos reales)


Lo que los seres humanos realmente necesitan no es vivir sin tensiones.Lo que precisan es sentir y responder con energía a la llamada de ese algo que les está esperando para poder realizarse.
(Victor.E.Franki)



Besos










Fuente imagen y video:You tube,google.