29 de marzo de 2017

El largo camino a casa








Hay una verdad más inmensa que la verdad misma y es que nacemos con un abrigo de piel y gritándole al mundo. Venimos de un espacio donde solo hemos sentido el ángulo afable de la vida, donde todo a nuestro alrededor es cálido, bello y sinuoso, aunque hayamos estado con la boca cerrada por la cinta del silencio.

Nacemos sin saber que tren tomaremos para viajar por este nuevo trayecto que emprenderemos sin tener billete para ningún lugar, sin noción alguna de en qué dirección iremos o en que estación nos deberiamos bajar. Subimos a él sin un itinerario marcado, pero, aún así, en cada parada buscamos el fuego de pasiones insospechadas para llenar nuestro corazón deshabitado. Y a la vez nos alejamos de los torbellinos que pueden hacer hundir nuestra reciente estrenada felicidad.

No sabemos de antemano donde nos llevara este misterioso periplo lleno de entrañables afectos, de mares de ternura, de acontecimientos impredecibles y poco agradables. Pero en estos continuos saltos perecederos que nos depara esta travesía, nos aferramos a la fugaz frescura de saber que somos la creación de unos estilistas extraordinarios con unos corazones inigualables y excepcionales.

Sin embargo, todo viaje llega a su fin, durante todo el trayecto nos hemos ido despojando de nuestra jaula de piel y nuestro espíritu ha perdido, poco a poco, la luz que le ha hecho brillar en el transcurso del universo de su vida, y con un leve aliento se apaga para siempre liberando nuestra alma titánica para que emprenda el largo camino a casa.



" La vida no es una opción, es un don "
(Frank Herbert)









Besos





Fuente imagen y vídeo.you tube,google.

No hay comentarios:

Publicar un comentario