8 de marzo de 2017

Doble cuerpo







Cuando llegué a la madurez y me miré en el espejo me di cuenta que algo había cambiado en mi físico, sin apenas darme cuenta en unos pocos años mi cuerpo había sufrido una transformación evidente. Encontré arrugas donde antes estaba la piel tersa, redondeces en lugares donde en otro tiempo solo se veía una musculatura poderosa, y unas cuantas canas desperdigadas en mí, hasta ese momento, preciosa cabellera. Parece increíble, pero hasta mis ojos y mi nariz eran otros.

Siendo sincera tuve un momento de ensoñación y me pregunté si debería hacerme algún retoque para mejorar mi aspecto. Estuve acariciando esa idea durante algún tiempo, pero al final la deseché. La razón por la que no quise hacerlo fue por el pavor que siento por toda la parafernalia asociada a cirugías, agujas y todo lo que esté relacionado con estos temas.

Ya veis, tengo la libertad de transformar mi cuerpo a mi gusto y he decidido no hacerlo, por miedo, claro está. Aunque pienso que si todo ese cambio que sufrió mi físico, debido al paso de los años, me hubiera causado algún tipo de angustia o trauma impidiéndome realizar una vida normal y plena, podéis apostar a que habría superado mis temores y sin dudarlo me hubiera dado esos retoques.

Pero esto que os he contado es una nimiedad comparado con la angustia que tiene que producir mirarte en un espejo y ver reflejado un cuerpo que no reconoces como tuyo. Sentir que estas encerrado en una cárcel de piel que es ajena a ti y que solo mirarla te produce dolor y confusión. Pelear con tu cerebro que busca el doble cuerpo invisible que tiene que ocupar el lugar de ese otro extraño e irreconocible. Y es miedo lo que sientes al ver que tus ilusiones se van apagando, poco a poco, hasta quedar olvidadas y convertidas en sombras de lo que debió ser y no es,aunque si nada lo frena será la perfección sublime. (Basado en hechos reales)



 "Quienes se olvidan de sus teorías del bien y del mal y se concentran en conocer los hechos tienen más probabilidades de encontrar el bien que aquellos que ven el mundo a través de la lente deformada de sus prejuicios" (Bertrand Russell)





PD: Tengo clarisimo que vosotros,mis queridos y apreciados lectores,habéis captado la esencia de este post,que es ni mas ni menos dar mi apoyo incondicional a todos aquellos que necesitan cambiar de sexo,y que a la hora de exponer su deseo se encuentran con demasiadas trabas y prejuicios.Gracias por vuestra atención.

Besos






Fuente vídeo e imagen:you tube,google.

No hay comentarios:

Publicar un comentario