1 de febrero de 2017

Pisando Fuerte








Cuenta la leyenda que Zeus sintiéndose traicionado por Prometeo le envió con Pandora una caja en la que introdujo todos los males y vicios de la humanidad. Pero era tanta su furia que metió sin darse cuenta la esperanza. Prometeo tuvo el presentimiento de que esa ofrenda provenía de Zeus, con malas intenciones, y no quiso aceptarla regalándosela a Pandora y haciéndole prometer que jamás abriría la caja. Pandora, curiosa como casi todas las mujeres, la abrió dejando salir todos los males del mundo, aunque también huyo la esperanza y desde ese día fue el refugio de los mortales.

La esperanza, ese sentimiento que nos ayuda a tener una mejor visión de la vida, es la acompañante que te protege del caos y la locura, y te auxilia para anular la indefensión ante las adversidades. No me sentiría viva sin la confianza de conseguir superar los riesgos reales del mundo y tener motivación para derrotarlos.

Pienso que mi esperanza está unida a mi mundo interior y me nutre de positivismo, no tanto como yo quisiera. Pero intento enfocarla en deseos y valores puramente humanos, aquellos que albergan bondad, justicia o paz. No sé si estos pensamientos son los que me empujan a luchar con más fuerza, pisando fuerte, contra las dificultades que se atraviesan en mi camino, pero lo que sí sé es que me alientan para agradecer los privilegios y placeres que la vida me ofrece, y que egoístamente ,a veces, no soy consciente de ello.






"El dolor,por fuerte que sea,se hace mas llevadero si uno está convencido de que con el tiempo se curará.La peor calamidad  es tolerable si uno cree que pasará.La angustia más penosa se alivia tan pronto como la tranquilidad está al alcance de la vista" (Bruno Bettelheim)


 Besos



Fuente imagen y video:you tube,google.

No hay comentarios:

Publicar un comentario