14 de diciembre de 2016

Una historia de Navidad





Navidad, una bonita fecha para contar esas historias que parecen inventadas, pero que en realidad llevan una buena dosis de realismo. Unas me hacen sonreír con orgullo llenándome de satisfacción y otras me dejan desolada, sin aliento e incapaz de sobreponerme a su crudeza. Sin embargo, mi ánimo está en una profunda comunión con el espíritu navideño que se respira estos días y mi deseo es ofrecer un soplo de ternura y un pedacito de mi corazón.

En ocasiones, me cuesta saltar la valla del tiempo y hundirme en la maraña de recuerdos que se agolpan en mi cabeza esperando sorprenderme con la belleza de otra época. Una época de reuniones familiares donde no había ausentes y mirábamos cada pequeño detalle con los ojos de la inocencia y la ilusión. Recuerdo esos instantes mágicos de preparativos, risas, y canciones que perpetuaban el maravilloso ritual de la Navidad.

Ya han pasado muchos años y la vida ha seguido avanzando, he llegado a la madurez atesorando esos momentos vividos que todavía palpitan en mi corazón. Y cada año por estas fechas sigo teniendo ese aliento de ilusión, para desenterrar el tesoro del dulce sentimiento que me provoca este periodo festivo y disfrutarlo con mi familia. Son ellos con su amor los que me ayudan a vestir el gélido invierno con los colores de la navidad.(Basado en hechos reales)


 
  

! Felices fiestas ¡      


Fuente Imagen y Video.culturainquieta.Youtube.

No hay comentarios:

Publicar un comentario