23 de diciembre de 2016

El imperio del sol







Contemplaba la danza del sol abriéndose paso a través de las nubes, mientras una ligera brisa soplaba y apartaba la neblina que abrazaba el mar. Esa hazaña tan pura me hizo sentir una sensación difícil de describir, pero imposible de olvidar. Me deje llevar por la exaltación de ese influjo creador rico en tonos, fuerza y delicados contrastes. Percibí su grandeza produciendo centellas y supe que esas centellas podían iluminarme.

Sintiendo la calidez de ese globo amarillo, deje que mi caja de los recuerdos fosilizara ese fuego para caldear mi alma por toda la eternidad. Y sé que en cualquier momento ese instante volverá a surgir, plasmando su belleza como antaño lo hizo.

Me he dado cuenta que todo va muy rápido, y que estos momentos tan fascinantes pasan desapercibidos entre toda la vorágine de acontecimientos rutinarios que plagan mi vida. Quizá es que no presto la atención suficiente para presentir cuando está por venir un hecho que es en sí mismo glorioso, a la vez que normal.  

Lo que si tengo claro es que me he llenado de energía positiva, y me siento estimulada por la excitación que me produce habitar en este majestuoso planeta azul.

 Al cabo de los años he observado que la belleza, como la felicidad, es frecuente.
 No pasa un día en que no estemos, un instante, en el paraíso.
(Jorge Luis Borges)






Fuente video e imagen-You tube,toppli.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario