22 de julio de 2014

Los aristogatos




Erase una vez.....

En un país llamado gatolandia vivía una pareja de gatitos, su vida transcurría feliz, sin sobresaltos. Eran unos magníficos ejemplares, no ya por su apariencia y color sino por su sencillez, docilidad y gran corazón.Un día la gatita tomaba el sol en el jardín cuando vio un grupo de gatitos y gatitas en el jardín vecino. Le gusto tanto lo divertidos y amables que eran que decidió jugar con ellos. A partir de ese momento siempre buscaba un hueco para hacerles una visita y pasarlo bien.

Su compañero, el gatito, la observaba a través de un agujero que había en la valla que separaba los jardines, no perdía detalle de todos sus movimientos. Así que una tarde que el gatito estaba aburrido ideo un plan. Este consistía en que con la ayuda de sus amigos gatunos le iba a gastar una broma a su gatita del alma, quedando de acuerdo todos el gatito comenzó a embromarla.

La pobre gatita ,al no tener ni idea de lo que pasaba, sé extraño de las situaciones que últimamente le ocurrían. Hasta que un buen día se dio cuenta de lo que había estado pasando. Sin decir nada siguió divirtiéndose con sus amigas y amigos gatunos, aunque le quedaba el regusto amargo de ser el objeto de las bromas de su compañero. No quiso alargar más la situación y hablo con él, le contó qué lo sabia, y con gran tristeza le pregunto que como se le había podido olvidar que ella era su compañera, que lo amaba, respetaba,y jamás le había sido desleal,y que,ademas, estaba compungida por tamaña traición.
 
El gatito se dio cuenta de su mala acción,y sintiéndose avergonzado, le pidió perdón por haberla subestimado tomándola por boba e ingenua. Desde ese día vivieron felices y comieron comida para gatos. Colorin, colorado, este cuento se ha acabado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario