9 de mayo de 2014

La primera vez



No era fácil hacerse entender en medio de aquel estruendo. La gente se movía con una rapidez imposible de medir. Era un día de locos ,la noticia se había extendido como la pólvora, y todos querían estar presentes en el gran acontecimiento.

Llegaban desde los puntos mas alejados de la ciudad, ni la lluvia ni el viento les hubiera podido frenar. Los dueños de la casa tuvieron que aumentar el numero de asientos, ya que los que normalmente tenían no eran suficientes.

Acomodaron a los invitados, y la dueña de la vivienda con una amable sonrisa les indicó que guardaran silencio,acto seguido desapareció por uno de los pasillos de la casa. A los pocos minutos, volvió a aparecer con su maravilloso regalo de la naturaleza en sus brazos. El público asistente, compuesto por primos, tíos y demás familiares allegados, se olvidó de respirar en el mismo momento en el que ella le quitó el chupete de la boca y le dijo: ¡!Vamos baby, hazlo como lo hiciste ayer, di otra vez papá ¡!