12 de mayo de 2014

Caprichos del destino (Autora, Cristal)







Florecida por el deseo en el dulce sueño de la noche, descansa su suave piel en el codicioso lecho. El la recibe ansioso de sus caricias, hambriento de su carne, esclavo de su dulce miel.

Si la noche no fuera eterna, lucharían contra el dios del tiempo para que hiciera las horas infinitas. Clamarían con sus voces vacilantes que se parara el mundo. Seguirían agitándose en esa nube de flama viva, en esa ardiente estela que los aprisiona en una hemorragia de placer.

Ruegan para que Venus se ofrezca a Morfeo para pasear por su mundo onírico, y quede ralentizada la pasión y el erotismo del momento.Muriendo en el ansia y el delirio de la tibieza de sus cuerpos, idolatrando el capricho del destino.


Los comentarios están cerrados.Solo se abrirán en las entradas de Don Fulgencio,ya que es su blog, y yo soy solo una simple colaboradora de el. Muchas gracias, y disculpad las molestias.




Muchas gracias por vuestra atención.Muchos besos