4 de abril de 2014

Sacrificio final By Cristal_Azul




El propietario del blog me ha pedido una pequeña colaboración en el, sin pensarlo ni una vez, me he puesto manos a la obray le he complacido plasmando esta entrada.



Llevaba varios días con la necesidad de aclarar sus ideas. Escuchando el murmullo de su propia voz ascendiendo por su pecho, sintiéndolo vibrar en su garganta. Estaba intentando aplacar el gélido miedo que corría por sus venas ,necesitaba fundirlo. Quería apartar de ella ese sentimiento de compasión que resonaba en su interior, pero no lo conseguía.

Una marea de pensamientos contradictorios la asaltaban con mas frecuencia, de dudas incongruentes, sin sentido. Su alma estaba descendiendo al abismo, la sentía olvidada en un cajón dispuesta para hacerle sitio al diablo. Su instinto salvaje estaba saliendo a flote, subiendo por la pared escarpada de la incertidumbre. La desgarraba ,arañando su voluntad, abriéndose paso a dentelladas, envenenando su energía.

Resistió la acometida, combatiendo con saña a esa horda de impurezas, que empañaban la magnanimidad que albergaba su animo. Con un soplo, apenas un pequeño aliento, realizo un esfuerzo de audacia y decisión, saliendo invicta de la caverna sombría de la destrucción.



El éxito y el fracaso dependen de la sabiduría y la inteligencia, que nunca pueden funcionar apropiadamente bajo la influencia de la ira. ( Dalai Lama )



Muchos besos y muchas gracias.



1 comentario:


  1. La ira es nuestro auténtico enemigo ya que se haya en nuestra mente. La ira no cambia nunca su naturaleza. Siempre hiere y destruye. Y lo que es peor, aniquila nuestras propias fuerzas y energías.
    Dalai Lama

    ResponderEliminar