1 de marzo de 2018

Y la vida continua














Después de tantos años todavía sigo untándome la piel con el aceite de la vida y logrando que su suavidad me penetre en todos esos poros que se van quedando atrofiados con el paso del tiempo. Y me he maravillado al comprobar que la piel que se ha curtido con infinidad de lecciones de vida todavía no está agotada, aún le queda brillo y resplandor.

Ese brillo que consigue que su tejido sea espeso y duro a la vez que tierno y sensible. Todas esas capas que se han ido cayendo y regenerando son parte de mi ser, han sido o son el refugio y el amparo con el que he vivido o vivo. Y he llegado al convencimiento de que hay miles de formas de lograr que el esplendor dure hasta que los susurros guarden silencio.

Desde hace bastante tiempo llevo poniéndolas en práctica y gracias a ellas he conseguido mantener el cosquilleo que embruja mi carne y la cubre de tibieza. La hoguera que encendí es la que alumbra y da claridad a cada trocito de mi piel que sigue irradiando con su fuego toda la luz que necesito para que mi vida continúe.





Lo mejor de la vida es el pasado, el presente y el futuro.( Pier Paolo Pasolini)






Muchos Besos 







Fuente video-Youtube
Fuente imagen-google.